Skip to Main Content
Levi, Ray & Shoup, Inc.

Hacer sus «deberes» — Parte uno

Language Options

Para bien o para mal, todos estamos ya más familiarizados con el estilo de vida asociado a trabajar desde casa, lo que incluye imprimir documentos en su oficina doméstica. Imprimir desde aplicaciones locales que se ejecutan en su ordenador resulta muy sencillo, siempre que tenga una impresora conectada al equipo. Pero, ¿qué ocurre cuando tiene que imprimir documentos muy importantes creados con aplicaciones empresariales?

La situación más habitual es aquella en la que utiliza un portátil que le ha facilitado su empresa y que el departamento de TI corporativo administra. Este ordenador le permite acceder de forma remota a las aplicaciones de trabajo centralizadas. El problema es que, al trabajar desde casa, hay veces en las que no tiene acceso a una impresora. Y, cuando lo tiene, puede ser una impresora personal que el personal informático de su empresa no ha comprado, admite ni ofrece soporte para ella.

Si su empresa tiene instaurada una estrategia BYOD (Traiga su propio dispositivo), probablemente ya tenga componentes de infraestructura instalados que pueden facilitar la tarea de impresión. No obstante, existen otras variables que pueden complicar más aún el proceso de imprimir desde su oficina doméstica. Por ejemplo:

  • ¿Tiene una impresora de red o una impresora USB conectada en local?
  • ¿Cómo se conecta a las aplicaciones empresariales de su empresa? ¿Mediante el Internet público? ¿Por una conexión VPN? ¿O su empresa ha ampliado la conectividad WAN hasta su casa?
  • ¿Tiene derechos de administración para controlar la configuración de su PC (por ejemplo, para añadir una impresora nueva)?

Si alguno de estos factores, o todos, le afectan, LRS ofrece formas de simplificar el proceso de imprimir los documentos profesionales desde su oficina doméstica. En el resto de este artículo trataremos la primera de estas situaciones.

Imprimir desde aplicaciones empresariales en una impresora de red mediante el Internet público

Hoy en día, son muchas las organizaciones que permiten que empleados y organizaciones externas accedan a aplicaciones empresariales esenciales mediante Internet gracias al protocolo HTTPS seguro. Este es un buen ejemplo de la informática basada en Internet. Sin embargo, imprimir desde la aplicación empresarial en un dispositivo que se encuentra en la ubicación remota no es cuestión sencilla, debido a la seguridad y a los firewalls.

Todo el mundo sabe que las organizaciones quieren usar la infraestructura del Internet público en todo el mundo para imprimir de forma segura en ubicaciones de oficina remota, sin necesidad de una conexión WAN o VPN dedicada. A medida que pasa el tiempo, la configuración y el mantenimiento de una infraestructura de este tipo pueden resultar muy costosas.


Imagine la siguiente situación de trabajo desde casa:

  • El teletrabajador accede a las aplicaciones empresariales desde fuera de una conexión VPN/WAN, es decir, mediante el Internet público.
  • Las aplicaciones generan el trabajo de impresión directamente en el servidor corporativo en el que se ejecutan las aplicaciones (lo que conocemos como impresión en la interfaz administrativa), no en el PC remoto del usuario.
  • El teletrabajador tiene en su oficina doméstica una impresora conectada a la red.

Un entorno de este tipo resulta ideal para una solución a la que llamamos «impresión afiliada», nombre que recibe porque la oficina remota y el proveedor de alojamiento de aplicaciones están, en cierto modo, afiliados. En pocas palabras, la empresa que ejecuta la aplicación centralizada y uno o más usuarios remotos tienen algún tipo de relación empresarial.

La funcionalidad de impresión afiliada contribuye a que usuarios y organizaciones superen los numerosos obstáculos relacionados con la impresión afiliada, sin sacrificar seguridad global de la red o añadir complejidad. En este contexto, un trabajo de cola creado de forma centralizada puede enviarse a una impresora de red remota situada en una oficina conectada a un lugar central mediante Internet (HTTP/HTTPS).

Para poder usar esta funcionalidad, LRS Affiliate Client debe estar instalado (con los permisos adecuados) en un ordenador Windows que esté conectado a la misma red local que la impresora. Existen diversas transformaciones de LRS disponibles que pueden convertir cualquier flujo de datos generado por las aplicaciones en uno compatible con la impresora del usuario remoto y sin necesidad de usar controladores basados en PC u otro tipo de intervención en las estaciones de trabajo afiliadas.

La infraestructura de impresión afiliada hace que la impresión sea segura, transparente y muy fiable al imprimir a través del Internet público. Pero, ¿qué ocurre si los usuarios finales remotos tienen que imprimir desde aplicaciones empresariales mediante una conexión VPN o WAN? Vea el próximo capítulo de esta serie del blog póngase en contacto con el equipo de LRS local para debatir todas las opciones que tiene a su alcance.

Back to Posts